Trompetas de la muerte, la seta más versátil en los fogones

Características de la trompeta de la muerte

Ni su nombre ni su aspecto nos haría pensar que estamos ante una delicia gourmet. La trompeta negra, también llamada trompeta de los muertos o trompeta de la muerte, es una seta exquisita de carne delicada y agradable sabor, tremendamente versátil en los fogones. Tanto es así, que se le conoce como la trufa de los pobres.

La trompeta de los muertos tiene un color gris ceniza-pardo, que ennegrece con humedad. Posee un sombrero muy embutido, estrecho, en forma de trompeta (de ahí su nombre). Crece a la sombra de robles, hayas, castaños y en zonas musgosas, y se recolecta a finales del verano y en otoño. Su limpieza es fácil, basta con cepillarla, evitando el contacto con el agua.

Recetas con trompeta negra

La seta trompeta de la muerte es un sabroso ingrediente en multitud de platos, como arroces, pastas, sopas, guisos de carne y pescado, calderetas, salteado de trompetas con huevo frito o las virutas de jamón ibérico y puré de patata, que se puede preparar con setas frescas o secas aquí puedes ver la receta. También se pueden consumir crudas en ensaladas, como guarnición e incluso funcionar como condimento sustituto de la sala si la seta deshidratada la transformamos en polvo.

Además de una delicia gastronómica, estas setas silvestres poseen numerosas propiedades nutricionales que reforzarán nuestro sistema inmunitario. Son ricas en vitamina B, minerales y proteínas. Su bajo aporte de calorías, las convierten en un producto esencial en dietas de adelgazamiento. La carne de estas setas es elástica y de textura cartilaginosa. Comprar Trompeta de la muerte fresca

Una de sus particularidades es que se prestan muy bien al deshidratado. Esto permite comprar setas durante todo el año a un precio más reducido que el de las setas frescas. Si vas a comprar setas deshidratadas, consérvalas en un ambiente seco, preferiblemente en un bote de cristal con tapa hermética alejado de focos de calor.

Para hidratarlas, déjalas hervir en agua durante un minuto o déjalas en remojo durante una hora. Una vez hidratadas se pueden utilizar como si fueran frescas y su tamaño aumentará 10 veces más aproximadamente. Comprar Trompeta de la muerte deshidratada


Publicación más antigua