Trufas Frescas

En la actualidad, la trufa es uno de los alimentos más cotizados del mundo. Y no es para menos. Su aroma y sabor son únicos y despiertan grandes pasiones. Esto sin dejar atrás la gran cantidad de propiedades y beneficios que tienen para la salud. Gracias a sus compuestos antioxidantes y antiinflamatorios, la ingesta de trufa podría ser de gran ayuda para prevenir enfermedades metabólicas. Son además fuente de hierro, potasio, calcio y sodio para el organismo. Es por ello que los especialistas en España recomiendan consumirlas.

Existen más de 30 variedades de trufa, aunque no todas son comestibles. Las más preciadas son la trufa blanca y la trufa negra. Son un tipo de hongos que pueden tener el tamaño de una nuez o bien, llegar a ser tan grandes como una patata. Su forma es irregular, su tonalidad externa es oscura, mientras que su interior es blanquecino o grisáceo. La trufa negra se caracteriza por tener un sabor que combina notas amargas y picantes, mientras que la trufa de verano tiene un sabor similar al de la nuez.

Consejo sobre el uso de trufas frescas

Antes de incorporar las trufas frescas en alguna de nuestras preparaciones, es importante conocer ciertas virtudes de este tipo de hongo. De lo contrario, lo que se considera como un condimento gourmet puede desperdiciarse si no sabemos utilizarlos de forma adecuada.

Primero que nada, debes saber que, si bien este alimento alcanza elevadas cotas de protagonismo a nivel gastronómico, es posible realizar una compra de trufas frescas. Y mejor aún, la compra de trufas online te permite acceder a las tiendas especializadas de forma ágil y rápida.

Además de comprar trufa fresca, es totalmente posible que logres sacar el máximo provecho de este ingrediente al incorporarlo a tus preparaciones desde casa. Hoy en día, existen muchas recetas de platos caseros que incorporan trufas, por lo que no es necesario esperar hasta poder ir a un restaurante para darte el gusto.

A pesar de su elevado coste económico, una de las grandes ventajas de las trufas es que su intenso aroma permite trabajar con este producto en cantidades pequeñas. Se suele usar rallado o finamente picado para acentuar el sabor de algunas salsas, para aromatizar platos o darles un toque de elegancia. La trufa negra en especial, siempre marida perfectamente con alimentos como los pescados y mariscos, patatas, carnes blancas o aves, ensaladas, guisos, foie y por supuesto, con huevos. 

Trufa fresca, de la tierra a tu mesa

Por otra parte, el consumo idóneo del hongo es dentro de los 15 días posteriores a su recolección, por lo que, si deseamos tener un producto fresco, debemos consumirlo lo más pronto posible. Por lo tanto, debes saber dónde comprar trufa fresca. Ya sea que decidas comprar trufa fresca online o de forma física, asegúrate de que el proveedor garantice los parámetros necesarios, sino el producto puede reducir sus propiedades organolépticas.

Comprar trufa en el lugar más adecuado te permitirá obtener garantía de calidad y registro de sanidad que garantice la correcta gestión de los tiempos de consumo.

Comprar trufa fresca

Comprar Trufa Negra (Tuber Melanosporum), Comprar Trufa Blanca de Alba (Tuber Magnatum), Comprar Trufa de Verano (Tuber Aestivum) y Comprar Trufa de Otoño (Tuber Uncinatum)